La revista de la Sociedad Española
de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial.
Vol 58 | Nº13 de Enero de 2020

Oclusión funcional y estabilidad.

  • 1. Máster en Ortodoncia. Universidad de Valencia. Ortodoncista de práctica privada en San Sebastián (Guipúzcoa).

  • 2. Máster en Ortodoncia. Universidad de Santiago de Compostela. Ortodoncista de práctica privada en San Sebastian (Guipúzcoa).

  • 3. Máster en Ortodoncia. Hospital San Rafael de Madrid. Ortodoncista de práctica privada en San Sebastián (Guipúzcoa).

  • 4. Ortodoncista de práctica privada en San Sebastián.

Correspondencia:

Javier Aznar Arraiz | Clinica Martín Goenaga Plaza de Bilbao, 2, 2ºA, 20005 Donostia-San Sebastian | Email:

Resumen
  • Resumen

Se expone la importancia de conseguir una estabilidad ortopédica para evitar las recidivas ortodóncicas y se presentan 7 casos clínicos con fotografías actuales con entre 10 a 20 años de retención postratamiento. Se puede observar la estabilidad de los resultados obtenidos gracias a la consecución de la mencionada estabilidad ortopédica.

Abstract
  • Abstract

The importance of achieving orthopedic stability to avoid orthodontic relapse is presented. We introduce 7 clinical cases all of which are between 10-20 years post treatment.The stability of the results are obvious and these are mainly due to the obtention of orthopedic stability.

  • Artículo original
Introducción

Día tras día acuden a nuestras consultas pacientes que previamente habían sido tratados con ortodoncia, solicitando un nuevo tratamiento de ortodoncia. La queja principal es casi siempre la misma, “se me han vuelto a mover los dientes” a pesar de comentar que habían acabado con una “buena oclusión”. Eso nos debe de llevar a la reflexión ¿qué es una buena oclusión? ¿qué ha fallado para que los resultados obtenidos no hayan perdurado en el tiempo?

El Dr. Robert Little en su clásico artículo del año 1981, tras reevaluar 65 casos tratados con extracciones 10 años postratamiento ya observaba en más de un 70% de los casos recidiva de moderada a severa(1). Estarán de acuerdo con nosotros que es una cifra elevadísima y es inaceptable.

Posiblemente la respuesta a esta inestabilidad de los resultados la encontremos en la editorial de la revista Cranio escrita por el Dr. McKee, actual presidente de la American Academy of Restorative Dentistry (AARD). En dicho artículo dice de forma tajante “debemos de cambiar la definición de oclusión”. El pone de manifiesto la incorrecta definición con la que muchos profesionales de la odontología a día de hoy entienden por el término “oclusión”. Él propone redefinir el término, ya que ésta es mucho más que dientes, necesitamos tener en cuenta las articulaciones. Comenta que definiendo la oclusión y solo teniendo en cuenta los dientes, se limita la capacidad de evaluar la articulación de todo el sistema masticatorio(2).

Muchas escuelas universitarias siguen hablando de oclusión de la misma forma que lo hizo Edward Angle en el año 1899(3), la cual esta basada únicamente en la relación entre los dientes superiores e inferiores a nivel de los primeros molares. Sin embargo, la realidad es que el sistema masticatorio está compuesto por tres puntos de articulación, uno anterior que corresponde a los dientes y dos posteriores que corresponden a las dos articulaciones (complejo cóndilo-disco.) Sin embargo dichas articulaciones son ignoradas con mucha frecuencia por muchos profesionales.

Otros artículos similares: