La revista de la Sociedad Española
de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial.
Volumen 58 | Nº23 de April de 2020

¿El fin de la cirugía ortognática...?

  • Hernández Alfaro

Correspondencia:

| Email:

Resumen
  • Resumen

La ortodoncia contemporáea ha desarrollado procedimientos y técnicas que permiten corregir la mayor parte de maloclusiones, incluyendo algunas esqueléticas. Sin embargo, un buen numero de pacientes presentan problemas y motivaciones que van mas allá de la oclusión, y son fundamentalmente relativos a la estética facial y via aérea. La Cirugía Ortognática como cirugia esquelética para alcanzar una buena oclusión ha muerto, para dejar paso a la Cirugía Ortofacial, donde ortodoncistas y cirujanos debemos converger con una aproximación holistica y empática que nos permita satisfacer las demandas, objetivos y expectativas de nuestro pacientes.

Abstract
  • Abstract

Modern orthodontics has developed procedures and techniques which allow for correction of most occlusal alterations, including some of skeletal origin. However, a significant proportion of patients present with problems and motivations which go beyond occlusion, and are relative mainly to aesthetics and airway. Orthognathic surgery, ­—considered as the skeletal surgery to achieve a good bite— has died. A new Orthofacial Surgery concept has appeared, in which orthodontists and surgeons should converge with an holistic and empathic approach, meeting our patient’s demands, goals and expectations.

  • #Tribuna|
  • #cirugíaortognática
  • El paciente quirúrgico
  • El “soft tissue plane” o “plano de barcelona”
  • ¿cuál es el papel de la ortodoncia quirúrgica?
Introducción

“Vamos a intentar evitar la cirugía”, “El paciente no quería cirugía”, “Hemos conseguido resolverlo sin cirugía”, “Tratamiento no quirúrgico de tal o cual maloclusión”… Todas estas frases se han convertido en lugares comunes en cursos, congresos y artículos de ortodoncia en los últimos años.

    Y… sí. Es cierto que conceptualmente la idea de cirugía implica de entrada un rechazo lógico; por la morbilidad asociada, los costes, la posibilidad de complicaciones y el hecho bastante obvio de que nadie en su sano juicio querría operarse si puede conseguir los mismos objetivos sin pasar por quirófano.

      Por otro lado, la ortodoncia contemporánea ha alcanzado un nivel de sofisticación técnica que permite la corrección dental de un buen número de maloclusiones, incluyendo algunas esqueléticas.

        La incorporación de elementos de anclaje absoluto como TADs o miniplacas, ha provocado un cambio de paradigma en la amplitud de movimientos dentales que va mucho mas allá de los limites aceptados en la ortodoncia clásica.

          Sin embargo, no es menos cierto, que para una parte significativa de pacientes adultos con maloclusiones, la solución del problema oclusal es solo uno de los objetivos, y no necesariamente el más importante. Una prueba de ello sería el hecho de que en nuestro Instituto, el 60% de primeras visitas vienen directamente a nosotros con una motivación principal estética o funcional respiratoria, y obviamente asumiendo que su solución es quirúrgica. Cuando pasamos los cuestionarios de motivación para el tratamiento en muchos de ellos el deseo de corrección oclusal ni siquiera aparece, y otra parte significativa de ellos -los que han sufrido un tratamiento de compensación durante años-, preguntan si podemos evitar una nueva ortodoncia. Finalmente, cuando al acabar los tratamientos pasamos un nuevo cuestionario de satisfacción, hasta un 30% de los pacientes señalan que la parte más dura del tratamiento ha sido la ortodoncia.(1)

            Otros artículos similares: